Hoy quiero hablar sobre uno de mis platos favoritos, siempre sienta bien, ideal para salir de un apuro y comestible a todas horas, para desayunar, almorzar, comer, merendar, cenar y/o recenar: HUEVOS FRITOS.
Todo el mundo sabe hacer un huevo frito, pero voy a dar unas consejos practicos para que salgan perfectos.
- Para preparar huevos fritos es necesario tener una sartén pequeña y honda que sólo se utilizará para eso, y una espumadera en buen uso.
- Utiliza huevos muy frescos. Haz siempre la prueba del vaso de agua: llena un vaso con agua y sumerge un huevo, si se va al fondo está perfecto, si se levanta un poquito, todavía está bien, pero si sube mucho y flota no lo utilices.
- Usa un aceite de oliva de buena calidad. Para freír bien un huevo, llena dos tercios de la sartén con aceite y ponla a fuego vivo. Casca el huevo en una tacita y con el aceite muy caliente vierte el huevo. Cuando vayan apareciendo las puntillas, echa aceite por encima con la espumadera para que la yema se blanquee, pero hazlo rápidamente para que quede líquida.
- Si no te gusta el huevo con puntillas, pon el aceite templado y la clara quedará cuajada pero no frita. Para hacerlo a la plancha, utiliza una sartén amplia, de fondo antiadherente, con una pizca de aceite. Viértelo cuando esté caliente y baja el fuego para que no se queme.
- Huevos con Chorreras: Las chorreras son las puntillas que llevaban los hombres en las camisas durante el siglo XVIII. Para conseguir este efecto hay que levantar la clara a punto de nieve, no muy fuerte, y freír la clara separadamente hasta que los bordes queden tostaditos, añadiendo después la yema.

EL HUEVO FRITO SOÑADO DE FERRAN ADRIÁ:
Hasta Ferrán Adrià se ha ocupado del tema. En el libro 70 recetas muy personales (Junta de Andalucía), el maestro mundial da la receta de "El huevo frito soñado". Vean:
INGREDIENTES: 2 huevos, aceite de oliva, sal.
PREPARACION:
"A uno de los huevos le quito la yema y frío sólo la clara en una sartén con le suficiente aceite de oliva como para que no toque el fondo y se pegue. La dejo que fría bien hasta que queden puntillitas"
"La pongo sobre un plato y ahora hago lo contrario con el otro huevo: le quito la clara y frío sólo la yema, pero muy poquito, sólo lo justo para que coja color".
"Esta yema la coloco sobre la clara anterior y así consigo el huevo frito soñado por muchos"
Sólo en un laboratorio puede llegar a precisarse una fritura tan perfecta tanto de la yema como de la clara. Gracias Ferrán.

Para saber mas sobre huevos visitar la pagina de mi amigo el pingue gourmet.